Cómo volar con niños y no morir en el intento

¿Te gusta? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest
5 (100%) 4 votos

Viajar es uno de mis grandes placeres que no es lo mismo que volar.  Las esperas en los aeropuertos y las horas de vuelo digamos que no son santo de mi devoción. Y si a esto se le suma volar con niños, la historia se puede complicar aún más.

volar con niños

Sueño con tener el súper poder de la tele-trasportación cada vez que decidimos hacer un viaje al extranjero. Aunque por el momento no tengo la suerte de contar con él. Así que esta vez seré previsora y haré una recopilación de consejos para sobrevivir a un vuelo con niños.

Como experiencia propia os cuento que la primera vez que volamos con Lucas fue a la República Dominicana a ver a la Tata Elena. En aquella época Lucas no llegaba a los 2 años y no “pagaba” asiento. Iba en nuestro regazo. Lo de pagaba lo pongo entre comillas porque en realidad el niño paga las tasas del aeropuerto y a veces (esto lo leímos después) la cantidad adicional por el asiento merece la pena pagarla, sobre todos en los vuelos de larga distancia. Los asientos son estrechos y llevar un niño de 12 kg aproximadamente encima durante 11 horas fue criminal.

Sin contaros que la vuelta la hizo con fiebre, vomitando, en fin. Un vuelo de lo más divertido.

Y como de todo se aprende, aquí van algunos consejos que yo misma me aplicaré muy “prontito”:

1.- En caso de niños menores de dos años, valorad bien si os merece la pena ir con el niño en vuestro regazo.

2.- Llevad un botiquín a bordo preparado para cualquier tipo de emergencia y neceser con ropa de repuesto.

En aquel viaje que os cuento fue un poco angustioso el no tener un termómetro a mano para poder valorar bien la temperatura que tenía. Resultó ser infección de garganta y ya sabéis que las fiebres suelen ser muy altas. El “Apiretal” apenas conseguía bajarla y los recursos a bordo eran bastante limitados. Eso sin contar que cuando vomitó no llevaba nada de ropa para cambiarlo.

Además aunque volemos en verano, en el avión suele refrescar, así que no olvidar ropa de abrigo y calcetines.

3.- Escoger vuelos nocturnos e intentar mantener los hábitos diarios: lavarse los dientes, ponerse ropa cómoda, reducir la luz al máximo y, si es el caso, contarles un cuento.

En vuelos de larga distancia y siempre que exista la posibilidad coged esta opción sin dudarlo en ningún momento. El vuelo será mucho más ameno.

4.- Atentos con el dolor de oído.

Como ya sabemos el dolor de oídos en el avión es un mal que afecta a mayores y especialmente a niños. Para los bebés chupar o succionar les aliviará este dolor tan molesto. El pecho, biberón o un chupete serán vuestros aliados. Para niños más mayores con hacer que beban líquidos sobre todo durante el despegue y aterrizaje será suficiente.

5.- Distracciones a bordo.

La mayoría de aerolíneas ofrecen servicios adicionales para mantener ocupados a los menores. Además de las opciones de entretenimiento habituales (música, películas o juegos en pantalla), muchas de ellas los obsequian con detalles en forma de bolsas con sencillos juegos, lápices de colores o kits de montaje.

No obstante no está de más llevar por nuestra cuenta una selección de juguetes y/o distracciones para nuestros pequeños.

Dicen que lo ideal es entender el vuelo en bloques de 15 minutos lo cual está muy bien para un vuelo de 3 horas, pero para uno de 10 horas y teniendo en cuenta las restricciones de equipaje tampoco podemos colarnos.

Aquí os dejo algunas sugerencias:

  • Libros: Elegid los más adecuados según la edad de los niños. Como ya estoy pensado en nuestro próximo viaje no he podido evitar fijarme en esto de “Busca y encuentra en el mundo” para niños de 3 a 5 años.
  • Bloques de Juego magnético : Lucas lo tiene y se distrae muchísimo con ellos.
  • Libros de pegatinas: Lo de pegar pegatinas es algo que a los niños pequeños les encanta. Ya me estoy imginando a mi hijo “decorando” el avión de la misma forma que lo hace en nuestra casa.
  • Juegos de memoria: Un juego muy divertido con el que te divertirás tu también . Bueno siempre y cuando no tengas un hijo con el mío que no soporta perder…¡Es algo que tenemos que seguir trabajando!
  • Rompecabezas magnéticos : Es una caja que no ocupa demasiado y con lo que pueden estar distraídos bastante tiempo dándole riendas a su imaginación.
  • Baraja de cartas. Una baraja de cartas española para niños un poco más mayores siempre es una buena opción para jugar con ellos.
  • Un juguete elegido por el niño y/o la niña.  Esta bien darles a elegir algo con lo que quieran jugar durante el vuelo. Una detalle importante ¡La plastilina no pasará el control de aduanas!
  • Juegos tradicionales: Adivinanzas, Veo veo, etc.
  • La tablet.  Ya sabemos la importancia de la restricción del uso de móviles y dispositivos electrónicos. ¡Pero esto, es una emergencia! Un ratito de tablet también nos dará un poco de paz y tranquilidad a los padres. Importante no olvidar el cargador y llevar descargadas películas y/o juegos por si acaso fallan los del avión.

6.- Visita turística por el avión.

En vuelos de larga distancia es importante estirar las piernas. Aprovechar este momento para enseñarles el avión, donde esta la cabina, los baños. Estos últimos les suele crear bastante expectación allá donde van.

7.- Llevar snacks saludables.

Unas pasas y/o arándanos podrían ser muy buena opción. Es importante no atiborrar a los niños con caramelos, porque el subidón de azúcar dentro del avión no es nada recomendable.

8.- ¡Cuidado con la tripulación!

En caso de revuelo siempre una pequeña amenaza con la autoridad del avión podría surtir efecto.

9.- Ejercicios de Mindfulness para niños.

En esta web encontré algunos ejercicios muy sencillos que se podrían llevar acabo dentro del avión.

10.- Los tránsitos.

Los tránsitos en los aeropuertos suelen ser bastante estresantes, ya lo son sin niños imaginaos con ellos. Si habéis optado por ir sin carritos, las opciones de portabebes (en este post os dejaba algunos modelos) o una maleta Trunki puede hacer que no perdáis alguna conexión 😉

¿Seré capaz de poner todos estos consejos en prácticas? Ya os lo contaré si sobrevivo a nuestro próximo destino ¡Shangai!

 

“Viaja no para escapar de la vida, sino para que la vida no se te escape”

Anónimo. Vía Pinterest

 

Nota informativa: algunos de los enlaces son de afiliados.

¿Te gusta? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Share on Tumblr
Tumblr
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.