Boda en la playa

Reconozco que casarme nunca entró en mis planes, ni siquiera me hacía especial ilusión. Pero de repente una cosa llevó a la otra y al final decidimos hacerlo. Eso sí, si lo hacíamos, era a nuestra manera. Con el mar como testigo y con una fiesta de lo más íntima rodeada de nuestra gente más cercana y querida, hoy hace un año de nuestra boda en la playa. Hoy hace un año de los días más bonitos de mi vida.

El lugar de la celebración lo teníamos claro, el Nahu Beach, un chiringuito con mucho “rollito” situado en la Playa de Cortadura en Cádiz. Lo frecuentamos muy a menudo. Prácticamente no necesitaba mucha decoración adicional y se come de maravilla. Si no hubiera sido allí, difícilmente hubiera sido en otro lugar.

El poniente corría con fuerza en las semanas anteriores al evento. Es lo que tiene decidir hacer una boda en la playa, ¡que te tiene con las “carnes abiertas hasta el mismo día”! Por suerte, la tarde se quedó perfecta. Si no hubiera sido el caso, probablemente no estaría escribiendo este post 😉

Lo que sí es fundamental si os decidís a casaros en la playa, es contar con un plan B. El nuestro hubiera sido cerrar el chiringuito con las cristaleras y organizar la ceremonia dentro. No hubiera lucido igual pero al menos hubiera sido posible llevarla a cabo.

La boda pasó en un abrir y cerrar de ojos, aunque por suerte, tengo algunos momentos grabados a cámara lenta: Nuestra entrada con Carla Morrison de fondo y todo el público en silencio hasta que llegamos hasta ellos aún me sigue erizando la piel.

boda en la playa

Una ceremonia muy emotiva de principio a fin. Con intervenciones de amigas y familia que definitivamente no olvidaremos jamás.

boda en la playa
boda en la playa

La comida fue tipo cocktail (eligiendo una serie de aperitivos) y optamos por un showcooking de atún de Almadraba, puesto de quesos y un buffett de tartas. ¡Simplemente espectacular! La pena que tenemos es que confirmamos lo que se dice: ¡Los novios son los que menos comen!

Para amenizar la velada hicimos una selección de música. Os dejo la playlist de Spotify por si os apetece escucharla. La primera canción fue con la que llegamos a la ceremonia.

Como ya os dije antes, el chiringuito necesitaba poca decoración adicional pero nosotros le metimos algunas florecitas, algún detalle en la pasarela de madera y la mesa dulce. Con suerte pude delegar todo esto en la artista de mi cuñada.

boda en la playa
boda en la playa

Para los regalos de invitados optamos por unas toallas. Y otro detalle que gustó mucho fue “el mensaje en una botella” donde los invitados nos pudieron dedicar unas palabritas.

Para las invitaciones utilizamos la aplicación de Canvas. Las mandamos todas vía Whatsapp. Aquí os dejo como quedó la parte de delante:

Y por último, os digo de dónde fue mi traje que también me lo preguntaron mucho. Fue de la marca Spell The Design. Fue amor a primera vista. Me lo tuve que pedir por Internet ya que la tienda más cercana estaba en Estados Unidos. Por suerte, estaba hecho para mí.

boda en la playa

¡Y hasta aquí todos los detalles de mi boda en la playa! Si estáis pensando en organizar la vuestra igual y queréis saber alguna cosa más, no dudéis en preguntar. ¡Os leo en comentarios y en Instagram!


Me gusta el olor del mar porque huele a verano, a noches eternas, a amores intensos… Huele a FELICIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.